Elías Prada Galán

El piano cuántico. Fragmentos de libros olvidados, que no deberían estarlo

TRAVESIA PELIGROSA

Siempre hubo hombres que, a escondidas y echando a andar por caminos laterales, y para su condenación o salvación, no se contentaban con los elementos dominantes de la vida consciente, sino que buscaban esa experiencia original de eternas raíces y, siguiendo la fascinación del inquieto inconsciente, se aventuraron por esos desiertos en los cuales, como Jesús, se encontraron con el hijo de las tinieblas. Por eso un alquimista (¡y era hombre de Iglesia¡) ruega: Horridas nostrae mentis purga tenebras, accende lumen sensibus¡ (¡Purga nuestras mentes de las horribles tinieblas, ilumínanos los sentidos¡)
(C. G. Jung “Psicología y alquimia”)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: