Elías Prada Galán

El piano cuántico. Fragmentos de libros olvidados, que no deberían estarlo

VARIACIONES KARAMAZOVIANAS

Habiendo bebido más de la cuenta durante su onomástica, se enfadó porque no le daban más vodka, en presencia de los invitados, empezó a romper su propia vajilla, a rasgar su ropa y el vestido de su mujer, a destrozar los muebles y, finalmente, los cristales de su casa, todo ello también para causar impresión.
….
¡No fatigues más la tierra, no la deshonres más con tu baja presencia¡
….
“¿Por qué odia usted tanto a Fulano de tal?” Y había respondido en un acceso de su bufonesca desfachatez: “Pues por esto: él no me ha hecho nada, es cierto; en cambio yo le he hecho una villanía indecente, y no bien se la he hecho, le he odiado enseguida por ello”
….
Cuando se marchó, corriendo, yo llevaba la espada puesta; la desenvainé y estuve a punto de clavármela y matarme, no sé por qué; habría sido una gran estupidez, desde luego; debía ser entusiasmo. ¿Comprendes que uno pueda matarse en ciertos momentos de entusiasmo?
(F.M. Dostoievski)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: